domingo, 20 de abril de 2008

Carta a Freud



Mi querido Sigismund:



Para nosotros tus amigos, Sigmund, no hay duda de ello. Porque durante toda mi vida, que ya cuenta con un largo trecho más allá del medio siglo, has estado presente en toda ella. El primer contacto que tuve directamente contigo, fue cuando comencé a estudiar Psicología en el bachillerato, humanista yo, tenía en la materia interés particular, tanto que con los años fue y es parte importante de mi carrera universitaria. Mas, de antes, desde atrás, siempre me tropecé contigo. Luego, fue un horror descubrir que tú, habías hurgado mis más íntimos secretos en tus estudios de psicoanálisis; que sin yo saberlo fui conejillo de indias en tus laboratorios, que estuve acostada en tu diván por años, tratando de descubrir el porqué de tantas incógnitas a través de la interpretación de mis sueños y que fui hipnotizada en el más absoluto secreto de una vida vivida detrás de una puerta.

Así que, querido Sig, (sé perdonarás más aún mi confianza) hemos transitado la vida juntos.
Pasé tiempos temerosa de mis sueños en donde perdía mis dientes o volaba, (leí La Interpretación de los Sueños según Freud a los 13 años), porque alli decía que eran sueños de “deseos sexuales insatisfechos, o impotencias o de una lujuria que yo no alcanzaba a comprender”.Después descubrí , que simplemente era que, me salían las cordales, o había visto a Superman, o había comido en exceso en la cena.


Sin embargo me fasciné con las conclusiones de todos nuestros yo…sí, eso me produjo una sensación de fortaleza, de auto conocimiento, sin llegar a conocerme totalmente, porque descubrí que en mí, -según tú-, navegan, caminan, duermen, andan, afloran según el caso…el Yo (ego), el Ello (id) y el Superyo (superego) –Se dan cuenta lo de volar, ya apareció el Superyo-

El Ello, -me pregunto, ¿ podría decir, la Ella?, digo para que no hayan discriminaciones de género-, en fín, el Ello, es mi estado primitivo, donde guardo lo primigenio, lo más oculto, lo que mora en las entrañas de mi cerebro, haciendo cosquillas de vez en cuando a mi mente, y es “motor de mis pensamientos” .Así que a esa parte de mí, le debo los impulsos, no tan buenos, ni santos.
Salta luego el Superyo, que por ser super, se cree la última gota de agua del desierto y se proclama moralista y ético. Es quien regula, pone frenos a ese ello, tan simpático y libre de todo prejuicio.
Y después, aparece el Yo, como equilibrista de un circo, es quien a cada rato se pelea con el Ego, toma decisiones con el Superyo, de paso se quiere llamar “Conciencia”, como si fuera mujer y madre protectora o legislador de toda nuestra vida, sin dejar paso a la inocencia pura del niño Ello, que siempre salta por allí.
Es así como descubrí por qué reaccionaba y reacciono de algunas maneras, aunque hoy día, aún, no llego a comprenderme del todo y me enredo más, con tus Eros y Tanatos, mezclando lo sexual, la libido, con la muerte, siendo punto de partida de todas nuestras pulsiones en los Egos, que habitan en uno.

En fin mi querido Freud, he pasado una vida etiquetada por ti y tus seguidores, en tus maneras de analizar las reacciones humanas, donde aparecen , edipos, electras, sueños, eros, tanatos, curas para la homosexualidad, perversiones (seguro gozarías un mundo psicoanalizando a Sade y a Masoch). Cuando lo que simplemente soy es una mujer con todos los defectos humanos , pero también con todas sus virtudes, y si hay alguna psicopatía, es precisamente porque soy humana como tú, o como el vecino del frente o el del patio trasero.


Termino diciéndote, que otros estudiosos han cerrado tus libros, los han desechado, o los tienen como referencia , pero abandonados ante las nuevas corrientes de la psicología, entre ellas, la cognitiva, la biológica y la conductista, quienes te califican, “etiquetan” como seudo-científico y aunque no es posible negar tus aportes a las neurosis y psicopatologías y tus estudios adentrándote en la mente humana, hoy, eres casi una referencia anecdótica, como anecdótico resulta, uno de tus grandes errores , al tratarnos a las mujeres , como “como hombres sin falo”, “envidiosas del pene” , -de alli lo del fumar, ese Ello travieso jugando en las mujeres- porque si a ver vamos mi querido Sigismund Freud, hay tantos hombres sin él, como mujeres con ovarios bien puestos.

11 comentarios:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Yo nunca entendi que rayos decía Freud, será porque me gusta ser sencilla y no le busco explicaciones a la vida?
Me gustan tus cartas, dicen tantas verdades.

Saludos

Klau dijo...

ESMERALDA: EXCELENTE !!! EXCELENTE !!
..."soy es una mujer con todos los defectos humanos , pero también con todas sus virtudes, y si hay alguna psicopatía, es precisamente porque soy humana como tú, o como el vecino del frente o el del patio trasero"...
EXCELENTE !!!!!!!!!!!!!
GRACIAS POR LOS OVAROS COMPARTIDOS !!
QUE TENGAMOS BUENA SEMANA !!! ♥

BESOS
MILES
KLAU
♥♥♥♥♥

Geminis dijo...

No he tenido el gusto de tomar un café con ese señor, igual hubiesemos tenido una conversación muy constructiva, yo le hablaría de su miedo a reconocer el "valor" de la mujer y las fobias del género masculino a sentirse inferiores ante ellas....

Un abrazo.

Blasfuemia dijo...

Me gustan tus cartas... Bastante más que Freud, por cierto. ;)

Luna Carmesi dijo...

Todo evoluciona... las teorias, el mono... ya ves...

Vaya con tu ultimo parrafo!
;-)

Lilyth dijo...

E. que te puedo decir? me encató la carta, si la envías le mandas saludos de mi parte, le dices que no me hace falta un pene para pensar... XD

Maria dijo...

Aunque yo a este toro le veo desde otra barrera me impactaron sus cartas a su mujer, que reflejan aquel amor universal de la eterna mujer niña, necesitada de protección y enseñanza de la vida. Me pregunto si es justo culpar a Freud por el tiempo en que vivió (dejando a parte sus peleas con sus colegas y el vino de coca que llevaba siempre en el bolsillo, claro, je je je)

Anónimo dijo...

Muy buenas tus cartas guau!!!

http://simplespoemasdelalma.blogspot.com/
yo soy novel en estos temas,solo escribo por sacar cosas que llevo dentro y me ahogan,no son cartas,son lamentos.

volvere por aqui seguro
:)

amareamorir dijo...

Autobiográfica carta querida amiga... yo no se como digerir eso de la psicología pero he disfrutado mucho ese rincón de tu corazón.

Te espero en mi blog...hay un pequeño trozo del mio tambien.

Abrazos,
Andrés.

olvidare el ayer... dijo...

preciosa tu casa.
y las cartas,invitan a pensar,son palabras que tienen eco hasta despues de cerrar tu pagina.
gracias por visitarme.
volvere.
besitos.

FANNY JEM WONG dijo...

ME ENCANTO TU LUGAR
BESOS
JEM WONG