martes, 25 de noviembre de 2008

Carta a Batman y Robin


Queridos Batman y Robin:

¡Ah, volver en el tiempo, cerrar los ojos y volver! Que eran los años sesenta.

La televisión aún en blanco y negro y yo viviendo esa década de los Beatles, sin que nos llegara total entre lo citadino y pueblerino , tanta revolución musical.

¡Vamos!, que tenía yo diez años en el mero sesenta y apenas estaba entre el rock and roll y el twist. Entre el hula hula y las contorsiones de cintura que se suponía quedaba afinada de tanto meneo, y supongo que hasta se afinaban, las pantorrillas, las rodillas y el peroné, pasando por el cuello, sin imaginar cómo no me desnuqué, ante tanta maniobra con el aro, resultando un baile circense de competición maravillosa, de quien más hacía y podía hacer girar por el cuerpo los aros de colores.

¡Ah, qué tiempos tan infantiles y a la vez tan de comenzar a desvelar juventud desenfadada!


Sí, eran los años sesenta. Elvis, Chubby, los Rollings, los Beatles, a cual más exótico y más de cambiar el rumbo musical hasta entonces conocido. Y en medio de toda esta evolución, aparecía en la tv una serie que contaba las heroicidades de Batman y Robin, de ustedes, queridos amigos.. No puedo más que sonreír. Los cartones de ¡wow, tock, plash,! etc, que colocaban en las peleas con los malvados, supongo respondían al énfasis que se quería dar en lo fuerte y macho de los puñetazos que se blandían entre el aire y las mandíbulas de los secuaces, del Guazón, Gatúbela, Pingüino o Acertijo, luchando en Ciudad Gótica o a lo mejor no era más que otra revolución técnica propia de la década de los cambios.

No puedo negar que los veía, bueno, pocas opciones diferentes había de canales de tv, si acaso dos o tres en la provincia, así que tocaba enamorarse de lo que transmitían las emisoras. Permítanme decirles, que siempre habrá sobre ustedes, cual espada de Damocles cierta sospecha homosexual. Hasta un tratado sobre ese hecho realizó un psiquiatra muy famoso de la época, el Dr. Frederic Wertham. La verdad, en mi opinión, poco relevante hoy, porque en el XXI , o sea los 2000, parece es ya menos tabú y más de aceptarnos tal cómo somos y aceptar a los demás tal y cómo son (¡ vaya!, sí , que lo sé, hay excepciones, todavía el tabú y la discriminación ronda, la homofobia de algunos aún marca marginalidad) pero, no es de negarse los avances.
En los sesenta , un escándalo entre los adultos-padres, hubiese sido el hablar de matrimonios gays, (¡término sofisticado de ahora!). Así que por ese lado, no tengo nada que decir.

Lo que sí extrañé siempre es la
incredulidad del Jefe de Policía y su teléfono rojo, el que nadie sospechara de la existencia de la baticueva, que guardaba celosamente al batimóvil y a todo un laboratorio fantástico de análisis de los actos criminales, secundado por el mayordomo infaltable Alfred. Luego las tías Agatha y Harriet aparecen para cuidar a Ricardo Díaz y a Robin. La verdad nunca se definió claramente que relación filial tenían ustedes dos.

Lo cierto es que nadie como “Adam West representando a Batman durante muchos años, siempre acompañado por Burt Ward como Robin.
Ambos son verdaderos iconos de los años 60 con sus apretados y coloridos disfraces de carnaval. Lee Meriwether es la felina y hermosa Catwoman. Cesar Romero es Joker con su cara pintada de blanco con algún que otro hueco sin tapar. Frank Gorshin es Acertijo y Burgess Meredith el Pingüino. Cabe decir que en la serie de TV Batman era acompañado también por Batgirl”
(El encomillado en negrita pertenece a la página web Cinema Dreamer)

Y más cierto es la solapada y sublimada ingenuidad con que estos super amigos, vivían sus vidas entre la riqueza de la alta sociedad y el restearse en las calles ante el llamado de la comandancia de la policía, para acabar con los malvados que acechaban la ciudad ,semejante a cualquier capital de ahora. No son quizás mis favoritos, Batman y Robin, espero no se enfaden mucho conmigo, pero…siento debilidad , lo confieso, por Superman , a quien ya le escribí su carta anteriormente publicada. Pero son de una época de mi vida, donde también yo, viví mis propias revoluciones de cambios, de pasar de niña a señorita y terminar la década comenzando la Universidad.
¡Los sesenta! Para unos, década de desenfrenos , de paz y amor, ahogados en alucinógenos. Para mi , como para otros, de vida “zanahoria”, “inocente” y de espectadora con ojos asombrados y maravillados ante la vida que se me presentaba delante de los ojos. Porque siguieron los setenta, la década de los descubrimientos, de mi vida sexual, de la carrera universitaria, del trabajo, del hacerme adulta y responsable total de mi vida de allí en adelante.

Queridos Batman y Robin, de nada valen ya la capucha y el antifaz.

Un beso enorme, de quien siempre sonreirá al recordarlos con sus ..plash, tock, wow…

Yo.

8 comentarios:

Incombustible dijo...

Amiga querida:
Primero una disculpa por no comentar tus últimas entradas, pero estaba en franca pelea con blogger (no me dejaba hablar y eso, como comprenderás, es pecado capirtal tratándose de una bocona parloteadora como yo jejeje).
Y bueno, lo que he disfrutado esta entrada, recordando los letreros pow woww y demás, así como la época en que los superhéroes parecía que traían la ropa interior sobre los pantalones. Aunque yo soy más de los setenta, si recuerdo que Batman y Robin se transmitieron en México durante muchos años, cuando mi hermana y yo nos dividíamos a las "heroínas", cuando jugábamos, por el color del pelo: las rubias para ella y las morenas y pelirrojas para mí...en fin, que solo tú puedes hacer una carta tan bonita a estos personajes despertando, además, muchos recuerdos en quienes te leemos.
Se me ocurre que tu serias la Batichica del correo.
Muchos besos y gracias por estar siempre presente, en mi blog y en mis afectos.

Cartas que nunca escribí dijo...

Jajajajajajjaajjaja ¡Gracias! muchas gracias Lupe, te quiero! No puedo dejar de sonreír, imaginándome como la Batichica. Jajajajaja...

Besos.

DRIADA dijo...

Bueno letra a letra me has refrescado mi memoria de niña de 14 años un poco más que tu pero captando lo mismo , es lo que había. Gracias por llevarme a mis años jóvenes
Un abrazo

Inés Bohórquez dijo...

Que tiempos aquellos yo amaba a batman casi que al acostarme pedia que me regalaran aunque fuese un beso . Era mi idolo mi heroe y yo por supuesto era ... Gatubela...

qué cosas no? supongo que queria ferviertemente que me atrapara o siiiiii eso era lo que queria en realidad...

amiga gracias por esta carta que lei en tu buzón me has traido recuerdos y mas recuerdos y hasta han saltado mis ojos de emoción cuando los he visto de nuevo.

Un abrazo mi querida escritora de cartas con tanto sentimiento espero volver pronto a leer una de tus nuevas por no decir viejas cartas que has decidido regalarnos con tanto amor.

hasta la proxima

KAMELUCHA--MELA dijo...

Mi linda Esmeralda,,
hace tiempo que no entro,,en los blogs..los leere con calmita
un poquitico mas adelante,,
tus cartas son dignas de leer con calma y sosiego,,,y todavia no lo tengo,,,,no esque este deprimida como decian estoy distraida,,por carias cosillas...
muchos besos y cariños,,,,

SUSANA dijo...

Esme!

Hoy me sorprendiste con este Post!
No hubiera imaginado encontrar estos super-héroes Batman y Robin por aquí!!!

Preciosos recuerdos y muy interesante información!

Besotes mi alma!

Inés Bohórquez dijo...

Venia a ver si tenías una nuva carta de esas que no envias aqui en tu buzon...

un abrazo

Hecha de silencios dijo...

Solo la poesía nos salva de ser las bestias mas terribles de todas las que poblaran el planeta.
Te abrazo