sábado, 3 de enero de 2009

Querido Calendario


Mi querido Calendario:


Te has puesto traje nuevo, de hojas volantes asidas apenas por un hilo de goma, como es el hilo que nos ata a la vida. Este traje de ahora lleva la marca, la firma del Tiempo, tu estilista de siempre y preferido cuya Colección Cuatro Estaciones, lleva por nombre, Dos mil nueve. ¡Vaya! pero si ya han pasado tres días del traje nuevo y ya se te han caído tres, tres hojas, tres páginas, y con la velocidad inquebrantable del pasar, en ellas se escribieron eventos que ya pasaron a la historia, a cada historia que corresponda-claro está-: a la del mundo, a la de cada uno que viva su propia historia en la vida que vive; la del país en que habitamos, la del universo en donde giramos y giramos alrededor de nuestro centro sol y en nuestro propio eje en esta tierra, planeta que nos acoge desde la creación en lo ignoto, lo hipotético, lo científico, lo religioso, lo...etc., etc.


Te escribo Calendario, como diría mi amiga Mafalda, con lo bueno que tiene el año Nuevo, y son todas las hojas nuevecitas, las que tenemos para estrenar, y, con esa convicción de los propósitos a cumplir y hasta los de enmienda, con esos deseos recogidos de todos los que enviaron y dejaron sus mensajes siempre de amor, buenos augurios y felicidad, con la esperanza colgada en cada perchero del segundo siguiente, te voy viviendo, mirando cómo enflaqueces, dejando quizás trazos que rasgarán el paso de mis andares por los caminos, haciendo los caminos, -ya lo dijo el poeta-, sufriendo lo que haya que sufrir justo porque la vida es una lucha y un reto que no se detiene, con la ilusión de buenas noticias, que la paz reine alguna vez durante este año, que la salud sea nuestro mayor tesoro, que logremos abrazar al hermano sin distingos de razas, sexo, religiones o ideales políticos, que la palabra amor en verdad sea el sentimiento que la describe.


Te escribo Calendario 2009, queriéndote un mundo, para luego, al arrancar el último día 31 de Diciembre, sopesar la historia que escribí este año y tener en mi haber en los réditos de la vida, saldo positivo en los sueños del mañana.


Para ti, amig@ de mi alma, que llegas a este buzón y encuentras mis cartas nunca escritas, te dejo, el mejor de los deseos...¡VIVIR!.


Me despido de ti quien no puede desprenderse de ti, hasta que pase cada veinticuatro horas del día que te contiene.


Con la ilusión prendada del corazón,


Yo.

7 comentarios:

Hecha de silencios dijo...

Que cada hoja de ese calendario que deseches sea la clausura de una buena jornada. Y que al caer la ultima el saldo sea a favor.
Te quiero mucho y te deseo todo lo bueno posible este año

Cartas que nunca escribí dijo...

Gracias mi querida Elba, te deseo tanto bueno y tantas veces que creo el Altísimo ya me está frunciendo el ceño, con resignación, diciéndome...pero si ya lo sé, ya lo tengo en cuenta...

Besos y gracias,
Yo

Maria dijo...

Espero que este año sea bueno y que tus cartas lo reflejen "paque" yo lo vea y lo disfrute contigo, post a post. Un abrazo y mucho cariño.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola...

Bonita carta, espero que sea un año lleno de alegrías y estemos nuevamente leyendonos para el 2010.

Un abrazo.

KAMELUCHA--MELA dijo...

Es hermoso siempre lo que escribes bella amiga,,,me fascina,,,
diosito quiera que ese calendario venga este año,,con un pelin de mas suerte para mis niños,,les va a hacer falta sabes...??sii y mucha..diras que egoista,,??No,,que todo el resto me venga a mi..pero ya han tenido bastante esotos dos ultimos meses,,,
que Dios te bendiga,,y te de toda la fuerza,saluda y esa maravillosa habilidad para dejarnos leer siempre lo que escribes...
un gran abrazo desde Galicia....

Pd.,he estado un pelin atareadilla con ellos uno con depre por perder trabajo y otro con un acciente laboral,,pero ahi van palante...besiños

charlotte dijo...

que en este año te abrace la paz y el amor, para sigas brillando y escribiendo estas hermosas cartas a la vida, un abrazo grande!

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Esa es la conclusión a la que he llegado...la vida como las hojas de un calendario.... pero que montón de cosas se escriben en sus hojas, aunque se caigan...siempre queda el recuerdo.

Un saludo