lunes, 5 de enero de 2015

Al amor



¿Cuándo no es propicia una carta al amor?

Adquieres alma, porque estás hecho de alma, adquieres piel, en los seres que despiertan tu emoción, haciéndose sentimiento. Eres tangible en lo intangible.

Saltas en el trampolín que es la vida. Eres risa, llanto, alegría, tristeza, nostalgia, melancolía, felicidad a ratos, angustia a momentos y todo ese sentir que nos abarca, que nos mueve y guía con el timón de tus apetencias.

Navegas por mares ignotos, naufragando la lágrima que se formó en alguna mirada que te supo ausente, regresas a la playa, vuelves a los ríos, a los deltas y así a los mares de siempre, yendo a la deriva.
Vuelas cual águila indómita sobre riscos escarpados, cual colibrí multicolor libando la miel de la flor que se entrega a tus devaneos. Saltas y vuelves a saltar en este trampolín sin mella, sin descanso que es la vida.

Y, a pesar de todo, a pesar que te encuentre "en el rescoldo de una columna quebrada", seguirás siendo el motor que impulse el vivir.

¿Cómo no escribirte amor, una carta?

Siempre tuya.

Yo.

5 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

El amor...motor del mundo...
un abrazo

Mery Larrinua dijo...

El amor...motor del mundo...
un abrazo

Tere Casas dijo...

.. naufragando la lágrima que se formó en alguna mirada que te supo ausente....
me encanta!
Tere

Anónimo dijo...

El amor, que es el abrazo que ta ti te sobra y tienes y a mi me falta...La brasa que no abraza porque los brazos, como bejucos no se alcanzan.
Yo

Nota: Amo esa imagen de la columna rota

Rosa dijo...

El amor es el motor que mueve el mundo y el corazón. es precioso
Feliz semana