viernes, 17 de febrero de 2012

Casa Vieja [Búhos y margaritas]



Búhos y margaritas






-Irremediablemente, cada vez que estoy en Casa Vieja, tomando un café en solitario, pienso en ti.


- ¿Casa Vieja? Suena a Antiguo Café, a posada, a besos.


.Es un Café típico  en una casa vieja, se llama así y queda a dos cuadras de mi casa.



_Casa Vieja… ¡Qué encanto!


.Sí, a besos, siempre que entro allí, pido un dulce de almendras y un café y sueño que estás allí  riendo conmigo.

_En cambio yo te recuerdo por las tardes, algunas veces, algunas noches, algunas albas, pero todos los días te recuerdo..
.



.¿Qué crees pasa conmigo? ¿Cuándo no eres tú en mí?

_ Lo mismo que pasa conmigo, a pesar de ti y de mi.



.Sí. ¿Sabes? En estos días de médicos y sospechas sería un desperdicio no mirarnos a los ojos y reír.
.La vida es un soplo. Todo puede  terminar de pronto…Sería tan triste.



¿Me contarás de médicos exámenes y sospechas?... ¿Me contarás?... ¿Me contarás?

Silencio!….







-¡No! no hay silencios, es sólo que hay ocasos que duelen y auroras que lloran ausencias






(E.M. Bermúdez L.)

3 comentarios:

Cartas que nunca escribí dijo...

Sin palabras.No hay silencios, sólo esperas para respuestas ciertas. Gracias amor.

Incombustible dijo...

Vengo, desde otro café, a dejarte a tratar de llenar esa taza con uno con cascaritas de ojo...y a decirte que, aunque no me veas siempre, estoy aquì para ti amiga, en lo que se ofrezca. Un beso, dos, muchos y abrazos a juego

amareamorir dijo...

Un cierre muy bello amiga. El silencio es un estado del corazón sin duda... este mundo no conoce tal cosa pues nunca se detiene y el silencio verdadero solo nace muy dentro de nosotros.

Saludos.