martes, 1 de septiembre de 2009

Carta a la Razón que el Corazón no entiende


Enigmática Razón:



Todos los días de esta vida me he encontrado pensando en ti, en la Razón, motivo, causa, consecuencias de mis actos y sentires. Me he enfrascado en una lucha constante de saber si mis razones son válidas, verdaderas para los actos que he llevado a cabo en mi existencia y de repente me encuentro desorientada , sin brújula cierta que me lleve a puerto seguro y es que a la deriva va mi barca desde hace un tiempo.


Busco definirte Razón y encuentro, lo que ya sabía por ser tú, un descubrimiento griego, una parte de la filosofía, del pensamiento de las premisas que nos planteamos, de los conceptos inculcados de generación en generación como base de familia, seguidora de reglas sociales en el espacio geográfico que me ha tocado vivir; receptora de las políticas educativas en las cuales he estado inmersa y de las que adquirí mis bases de formación integral para el conocimiento universal de la cultura y la especialidad en una carrera a seguir en la profesión vocacional que ha sido "razón" para mi realización y subsistencia.


He de suponer eres una base para reconocer e identificar conceptos, analizarlos, cuestionarlos, deducir e inducir todo cuanto distinto sea a los que capto o tengo por cierto, para entonces descubrir que hay certezas que no son tales, coherencias cuestionables y volver a comenzar al descartar lo que ya parecía un camino seguro en los caminos del vivir entre la lógica, la razón y el sentir.


Es entonces cuando me cuestiono. El dicho tan cacarareado de que "hay razones que el corazón no entiende", se agiganta ante mí en la lucha de saber, de sentir que tengo razón y sin embargo los otros, tú o aquel, me hacen ver es posible venga equivocada por décadas de vida, que no hay que ser tan cándida, que no hay que creer como he creído, que la vida no puede ser una taza de cristal expuesta al mundo, que el decir lo que se piensa o siente sin cortapisas es una daga que puede devolverse y herir sin contemplación, porque mi verdad, razonada y analizada bajo lupa, puesta en cuestionario para verificar en estadísticas si hay un número de seres pensantes y con sentimientos que den luz a la razón que me mueve, encontrando adhesión, razonamientos, inclusive más enriquecedores, no dejan lugar a dudas que, si es cierto que pueda andar equivocada en algun punto de mi gran ecuación de vida, también encuentro identificación y "razones válidas para actuar como actúo, casi siempre" . Si todo esto ha ocurrido, mi pregunta a ti, Razon es, ¿por qué me siento tan mal a estas alturas de mi vida, cuando debería estar gozando de la paz que da la sabiduría de los años y el pasar por todo lo que hay que pasar para poder apreciar mejor la vida, al tocar los umbrales de la muerte?
Al volver sobre lo escrito, quizás el problema esté en el "casi siempre tengo razón" , porque nadie tiene la "razón absoluta" eso es una prepotencia y un engaño feroz, atroz a la propia mente y al propio sentir.

En resumidas cuentas, lo que me mueve a escribirte es que desde hace unos días, no me encuentro en el encontrarte para tener una "razón" que me mueva con alegría de seguir aquí.


Con las dudas y el desconcierto de andar a la deriva en el mar de la existencia,

de ti,

Yo


19 comentarios:

maruxiña dijo...

Totalmente de acuerdo, sobre todo en lo de que no existe la razón absoluta, aunque muchos crean poseerla.

Biquiños de corazón!!!

mariajesusparadela dijo...

Yo creo que el dicho es "el corazón tiene razones que la razón no comprende".
Y creo que, expresado así, es cierto.

Cartas que nunca escribí dijo...

Es lo mismo , el corazón no entiende las razones de la razón y la razón las del corazón. En activo o pasivo, razón o corazón, viene siendo lo mismo...lo mío es de razón, mi razón dice una cosa y mi corazón otra.

Gracias por comentar.
Abrazo

GAB dijo...

Una caracteristica del espiritu moderno, (la mas acusada) es la escision, la contradiccion que hay en el fondo de todo corazon humano (esa lucha a muerte entre el corazon y el cerebro), ante la huida de los dioses y la aparicion del Caos, queda Sisifo, ante esa piedra (Esa imagen que atinadamente encontro Camus) que es la existencia, el espiritu del hombre ha de haberselas mas tarde que temprano, y comprender que en esa tarea; la de levantar la piedra (el dar cabida a nuestras tareas diarias) esta el quid del ser humano, preciso sera imaginarse a un Sisifo, que enfrenta con talante sereno su tarea, y contando con ellos, con el espiritu, corazon y cerebro, alza las piedras con esfuerzo, si, pero tambien con grandeza y humildad, aunque no exista razon para ello.

Saludo fraterno

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

La razón absoluta no existe y a veces la razón no es buena consejera por mucha verdad que tenga
un besote

Anouna dijo...

Querida Amiga, vengo para dejarte mi cariño y abrazo, ya vengo con más tiempo para leer tus cartas que siempre me dejan con grata sensación de haber leído algo espectacular. Ando un poco lenta estos dias y estoy tomando un "descanso", pero vine a verte, dejarte mi saludo, nos vemos. Ya vengo para leer totalmente todas las entradas que me estan faltando creo que son dos.
Abrazos, Anouna

Anouna

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Te falta ánimo...Es fácil decirlo; pero, chica, no hay otra.
¿Te has dado cuenta que entre razón y corazón sólo faltan dos letras? A la razón hay que ponerle siempre sentimiento, para que tenga sentido todo lo que hacemos.
Si tus cartas salen de lo profundo de tus sentimiento, y no son creación literaria, algo me dice que tienes suficiente coraje y corazón para salir del pozo en que te encuentras a veces.
Un abrazo.

LEO MARES dijo...

muy buena la viñeta y la carta. Un abrazo

gustavo dijo...

Lo emotivo casi nunca camina al lado de la razón. Además ¿En que se basa la razón realmente? ¿Que elementos evaluamos al hacer un juicio de valor o ante una disyuntiva? La razón no es infalible y desde ya no es el camino a la felicidad. Me gusta mucho lo que escribes. Fuerte abrazo gustavo

Geni dijo...

No se puede expresar los sentimientos mejor de lo que tu lo has hecho, tus palabras son simplemente perfectas.
Estoy de acuerdo contigo en todo.
Quizás algunas personas en las que me incluyo, seamos atrevidamente sinceras y esto no sea bueno para nosotras,pues puede ser una un arma de doble filo.
Un besito guapisima,me encantan todas tus entradas

EURICE dijo...

Hay razones que el corazón no entiende.
La razón es etérea, el corazón tangible.
Una buena descripción la tuya; son los "motivos" los que hacen que ambos esten a veces en desacuerdo.
Un placer leerte.
Un saludo desde España

Al dijo...

...Es que debe haber un equilibrio, un sano equilibrio; de tal manera que aunque distintas, las razones de una y otro, no sean incongruentes. (lo dice alguien que piensa con el corazón y muuuchas veces se cuestionó por ello)
Te dejo mis saludos.

BELMAR dijo...

excelentes
escritos!!

Sybil dijo...

Quizá me falte tiempo para amar, ummmmmmmm..., quizas no he podido amar , quizas el miedo se interpuso en ello. La vida es curiosa si la observas desde tu interior mas recondito. La razón llega a convertirse en sinrzón absoluta la mayoria de las veces.


Un beso

Anónimo dijo...

Microchip-666

Leo dijo...

Cuidado, cuando somos todo corazón, la razón se va, pero existe razón concordante con todos?.
Carta para debatir, bellos escritos y profundos sentimientos.
Gracias Esme, por todo ello.
Abrazos y besitos
Leonor

oLeиka dijo...

Me encanta tu blog (: es como sentirse en casa y encontrar cosas muy nuestras (:

Aeouin cor unum dijo...

Me encanta lo que escribe! Es mi lucha entender que mi razón no puede reprimir a mi corazón cuando este se empecina en amar y sufrir por quien no lo ama.

Aeouin cor unum dijo...

Vine a agradecer su visita y de paso me he quedado a leer nuevamente sus escritos y a escuchar su música. Soy nueva en esto de blogs y déjeme confesarle que mi alma se siente más liviana desde que tengo uno y leo los de otras personas. Gracias por su comentario, es un honor recibirla.
Saludos desde el corazón,
Aeouin